Archivados de ‘La Maya’

Casa Rural La Charca, La Maya

17 febrero, 2011 18:28
Escrito por usuario

La casa rural La Charca es de nueva contrucción. Está decorada al estílo rústico y todo buscado minuciosamente. Se encuentra a 3 Kms de la Maya en el que está el pantano de Santa Teresa. En verano, acuden a él habitantes de los pueblos del contorno, sobre todo personas que deciden pasar unos días estivales de descanso.

Es ideal para pasar unos días de descanso en contacto con la naturaleza.

La casa tiene una capacidad para 8 personas. Dispone de 3 dormitorios, 2 cuartos de baño, cocina completamente equipada, salón/comedor, patio privado, terraza privada, chimenea, calefacción central tanto en el salón como en todos los dormitorios y bicicletas para realizar paseos o rutas.

Esta casa es magnífica si quiere pasar unos días de relax.

Para cualquier información y reservas aqui

Actividades

Se puede realizar varias actividades por el entorno de la casa y las afueras. Les proponemos varias:

- Escalada

- Esquí

- Montañismo

- Senderismo

- Rutas a caballo

-Tiro con arco

- Rutas en bicicleta

Como llegar

Las comunicaciones de La Maya, más allá del entorno de la comarca, se articulan principalmente a través de la carretera nacional N-630 ( A-66), Gijón-Sevilla, conocida como Ruta de la Plata, con la que enlaza a pocos kilómetros, tomar la salida indicada a La Maya , a unos 32 Kilometros de Salamanca.

Turismo

Desde la casa puede realizar turismo a diferentes rutas y ciudades como:

- Sierra del Calendario y Bajar

- Valle de Ambroz

- Sierra de Francia

- Sierra de Gata

- Los Arribes

- Valle del Jerte

- Pantano de Santa Teresa

- Salamanca y pueblos de alrededor

Desde esta página les proponemos la visita a Salamanca, pueblo de Alberca y Sierra de Francia.

Salamanca

Salamanca es la ciudad universitaria por excelencia, Su universidad, la más antigua de España y una de las más antiguas de Europa, es particularmente conocida en todo el mundo. Además cuenta con una sorprendente riqueza artística: catedrales, palacios, iglesias… de tendencias artísticas como el románico, gótico, plateresco y barroco, y construido casi exclusivamente con la dorada piedra de Villamayor.

En el año 1988 Salamanca es declarada Ciudad Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. En 1998, por acuerdo de los Ministros de Cultura de la Unión Europea, Salamanca es designada, junto a Brujas, Capital Europea de la Cultura del año 2002. La ciudad también aspira a obtener la candidatura a la Expo de Salamanca en un futuro no muy lejano.

Situada a orillas del río Tormes, su extensión geográfica es de 12.336 Km², y cuenta en la actualidad con 159.000 habitantes. La ciudad tiene una importante población flotante constituida sobre todo por estudiantes y turistas.

La climatología de Salamanca es extremo (invierno frío y seco y verano cálido), y reúne múltiples atractivos para hacer muy agradable la estancia de quienes la visitan, una ciudad donde las actividades relacionadas con el turismo y el ocio son las protagonistas. Además hay que tener en cuenta su estupenda gastronomía y sus animadas fiestas populares.

Dado el carácter universitario de la villa, múltiples personalidades históricas pasaron por ella, tanto en el campo de las artes como en el de las letras y ciencias.: Fray Luis de León, Nebrija, Francisco de Vitoria, Cervantes, Menéndez Valdés, San Juan de la Cruz y, llegando a nuestros días, Miguel de Unamuno o Torrente Ballester, todos dejaron impronta de su saber en esta villa.

Que visitar…

- Plaza Mayor.

Se trata del prototipo de la plaza barroca del XVIII, y se edifica entre 1729 y 1755. De planta casi cuadrada, es cerrada y porticada formándose grandes arcadas sobre las puertas que dan salida a las distintas calles que en ella confluyen.

La plaza se levanta sobre la antigua plaza de San Martín, entorno a la cual se articulaba la vida mercantil, social y lúdica de la ciudad.

Presenta una planta irregular que tiende al cuadrado, en su alzado se puede distinguir un pórtico, con arcos de medio punto, sobre el que se levantan tres pisos rematados por una balaustrada con pináculos florlisados. Como concepto, el recinto se acomoda perfectamente a la tradicional plaza castellana en torno a la cual se articula la vida social y municipal de la ciudad. Bajo grandes arcadas confluyen en ella los que eran los principales ejes viarios de la ciudad. El trazado de estas calles se respetó, por ello los principales arcos de entrada no guardan la simetría de otras plazas barrocas.

- Casa de las Conchas.

Edificio de estilo gótico y elementos platerescos, su construcción se inicia en 1493.

El estilo gótico tardío se combina con los nuevos aires del plateresco renacentista. Comienza a construirse hacia 1493 y su edificación concluyó en 1503. Hacia 1701 la casa se repara y amplía, apareciendo la fachada que da hacia la Rúa.

Lo más destacable sin duda es su fachada decorada con más de 300 conchas y múltiples blasones y escudos. La valoración decorativa del muro es una de las características del Renacimiento. Las fachadas de los palacios urbanos se cubren de elementos ornamentales como puntas de diamante o picos. La originalidad de la Casa de las Conchas no está sólo en el motivo elegido, sino también en la disposición de las mismas que se hace a tresbolillo siguiendo la tradición mudéjar de disposición en rombo. Hacia 1701 el edificio se amplió hacia la Rúa y de nuevo se eligieron las conchas para cubrir los muros.

Las rejas, que han sido calificadas como una de las mejores muestras de la forja gótica española, fueron trabajadas en frío por maestros salmantinos. Su función no sólo es ornamental sino también tratan de proteger la intimidad y la seguridad de los habitantes de la casa.

-Catedral nueva.

Es la penúltima catedral gótica de España, su construcción se inicia en 1513 y no concluye hasta 1733. Aunque su estilo es esencialmente gótico, en ella conviven también el barroco, el plateresco y el estilo neoclásico. En este sentido hay que destacar la torre de estilo barroco.

El interior de la catedral destaca por su amplitud y la gran magnitud de sus alturas, el espectador parece sumergirse en un bosque en el que las copas de los árboles se elevan hacia Dios. Las tres bóvedas están cubiertas con naves estrelladas y nervios curvos. Entre los pilares destacan los fasciculados, formados por varias columnillas o baquetones. En el crucero destaca el cimborrio, su tambor aparece decorado con paneles que representan escenas marianas. La cúpula es de estilo neoclásico y la articulación de sus vanos se hace mediante columnas de estilo corintio.

– Universidad.

El actual edificio se levanta en la primera mitad del siglo XVI. La fachada es un gran tapiz de estilo plateresco. En las escuelas menores destaca el patio con arcos mixtilíneos y crestería barroca.

Las clases se impartieron en el claustro de la Catedral Vieja hasta que en la primera mitad del siglo XIV comenzaron a fundarse los distintos colegios: leyes, teología, astrología, etc. En 1428 comienza la construcción de las escuelas mayores y menores. Entre 1504 y 1528 se produce una remodelación del edificio, tras la cual el conjunto presentaba un aspecto muy similar al actual. Con los Reyes Católicos la Universidad se hace estatal, gracias a ello adquiere un gran desarrollo. A finales del siglo XVI la Universidad contaba con 29 colegios y más de setenta cátedras, el número de estudiantes matriculados superaba los 8.000.

La fachada fue edificada en la primera mitad del siglo XVI y está considerada como una de las portadas más importantes del plateresco español. Puede parecer redundante, pero esta portada fue creada para ser observada. En el Renacimiento el hombre se convierte en el centro de la realidad. Deja de ser una mera marioneta del destino para convertirse en observador y protagonista de su propia vida.

La fachada se presenta como un gran tapiz, magistralmente labrado con tres cuerpos y cinco calles enmarcados por dos medias columnas. Su decoración desarrolla un programa iconográfico que puede ser interpretado como una alabanza a la monarquía española. El rey se presenta como protector de la Universidad. La monarquía necesita juristas y letrados para su proyecto de Estado-Nación, estos profesionales se los proporciona la Universidad a cambio de su protección.

Según la tradición estudiantil, si se quiere aprobar los exámenes con facilidad hay que ver antes la rana de la fachada de la Universidad.

- Palacio de Monterrey.

Edificio de estilo renacentista, se construyó en la primera mitad del siglo XVI. Esta considerado como una de las obras cumbres de la arquitectura civil del renacimiento español. Su arquitecto, Rodrigo Gil de Hontañón, supo adelantarse a su tiempo al recoger las influencias italianizantes del momento y adaptarlas al gusto español. Mientras en edificios coetáneos, como la Casa de las Conchas, la influencia de lo medieval se deja notar en un mayor peso del muro frente a los vanos, el Palacio de Monterrey es un edifico que se abre al exterior con sus múltiples ventanas y su galería superior.

De gran belleza son los escudos nobiliarios de, entre otras, las familias Maldonado y Ulloa. Se colocan en las esquinas del edificio y se encuentran sostenidos por leones y figuras humanas. Actualmente el edificio pertenece a la casa de Alba y es uno de los pocos palacios salmantinos que sigue siendo residencia privada.

- Convento de San Esteban.

Su fachada, junto a la de la Universidad, es una de las creaciones más bellas del plateresco. Construido entre 1524 y 1610, en el convento predominan los estilos gótico, renacentista y plateresco. En el interior destaca el retablo mayor, de estilo barroco.

A diferencia de otros grandes templos góticos, la iglesia de San Esteban presenta una sola nave. Para los dominicos la predicación era algo fundamental, por ello, sus templos debían estar libres de “obstáculos” que impidiesen a los fieles ver y oír al sacerdote durante el acto sacramental. La nave culmina en una cabecera muy alargada ya que en un primer momento se pensó situar ahí el coro. El crucero tiene la misma anchura y altura que la nave principal.

Pero sin duda, el elemento más destacado de este edificio es su fachada. De estilo plateresco, la fachada se enmarca en un gran arco de medio punto. Estructurada a modo de retablo, se divide en tres cuerpos horizontales. En el inferior, a ambos lados de la puerta, se sitúan los santos de la Orden de los Dominicos: san Jacinto, san Benito, san Pedro Telmo, santa Catalina de Siena, santo Domingo y san Francisco. En el cuerpo central se representa el martirio de san Esteban, esculpido por Juan Antonio de Ceroni en 1610. San Esteban, considerado como el primer mártir de la historia del cristianismo, fue lapidado por predicar la palabra de Dios. En el cuerpo superior se representa un tradicional Calvario, obra del escultor italiano Ceroni. Jesús aparece crucificado con María y Juan a los pies de la cruz, al fondo, la ciudad de Jerusalén. Sobre el calvario encontramos dos medallones con las imágenes de san Pedro y san Pablo.

- Huerto de Calixto y Melibea.

Situado directamente sobre las paredes antiguas de Salamanca con las vistas del Río Tormes y de las Torres de la Catedral, el Huerto de Calixto Melibea es fácilmente el más lindo de los parques de Salamanca. El jardín silencioso y profundo lleno de árboles frondosos y flores fue construido con la intención de convertirse en un paquete romántico de la región para los paseos de los enamorados. Los aspectos medievales y aire romántico de los jardines son intensificados por su referencia literaria, llamada en referencia a los personajes Calixto y Melibea de la obra maestra de Fernando Rojas “La Celestina.”

Gastronomía

En tan universitaria ciudad se dan cita un largo elenco de carnes, donde las protagonistas son las provenientes del cerdo y sus resultantes embutidos. Pueden degustarse el cochinillo, cabrito cochifrito, la paletilla de cordero, el lechazo y el sabroso chuletón de vaca morucha.

El jamón ibérico de Guijuelo de excelente calidad, así como los embutidos salmantinos: chorizos, salchichas o lomo embuchado, están hechos con la carne de cerdo ibérico, cebado con bellotas de las dehesas salmantinas.

La gran variedad de quesos salmantinos, elaborados con leche de oveja, merece un capítulo aparte. Fundamental probar el hornazo, empanada compuesta con chorizo, lomo de cerdo y huevo duro de consumo habitual en las festividades salmantinas. De puchero y cuchara, las lentejas de la Armuña con chorizo, el picadillo de Tejares, o las patatas ‘meneás’.

La repostería es muy variada y de calidad. Conviene destacar el bollo maimón, el turrón de la Alberca, las almendras garrapiñadas de Alba, floretas, sacatrapos, aranjules, o el dulce blanco, cubierto de almíbar, conocido con el nombre de chocho.

Buenos vinos de la tierra e idóneos para acompañar la comida de la región procedentes de dos zonas: los Arribes del Duero, con la variedad Juan García, y la sierra de Salamanca, con la variedad Rufete y el vino Tiriñuelo.

De compras por Salamanca: Desde comercios de toda la vida ubicados en el casco antiguo hasta grandes superficies, la capital charra, cuenta con un amplio abanico de posibilidades a la hora de realizar nuestras compras. Más de 4.000 establecimientos dispersos por la ciudad donde encontrar: souvenirs, regalos, joyas, gastronomía, artesanía local.

En la Plaza del Mercado, podemos encontrar los mejores productos alimenticios de la provincia. En el centro (calles Rúa Mayor, Zamora, Toro, Azafranal, Pozo Amarillo y alrededores) se puede encontrar toda la moda, firmas nacionales e internacionales, complementos, librerías… También puedes acudir a los centros comerciales: El Tormes (Santa Marta de Tormes), Vialia (Paseo de la Estación) y Los Cipreses (Alfonso IX), donde además de realizar compras, se puede disfrutar del tiempo de ocio en sus cafeterías, restaurantes y cines.

Fiestas y Festivales

Una importante y consolidada feria taurina, amen de otras festividades populares como la Virgen de la Vega, la Marisela o el Mariquelo confieren a la ciudad un importante calendario festivo digno de ser disfrutado.

La Virgen de la Vega. Del 8 al 21 de Septiembre: La Virgen de la Vega es la patrona de Salamanca desde 1653, ya en el siglo VIII se adoraba a dicha virgen en una pequeña ermita junto al río Tormes. Gracias a los monjes agustinos se fundó el Convento de la Vega para poder darle culto.

Un día antes de la fiesta de la patrona se hace una procesión que sale desde la Iglesia de la Santísima Trinidad del Arrabal en dirección a la catedral. Una vez situada en la plaza de Anaya comienza la ofrenda floral. Allí se acercan charros y charras ataviados con los trajes típicos para depositar sus ramos.

La Marisela. 15 de agosto: Como buena tierra de toros, Salamanca no podría comenzar sus fiestas de otro modo que con la Mariseca. Si entras en la Plaza Mayor, levantas tu vista hacia la espadaña del Ayuntamiento, verás en la parte más alta a la Mariseca, entonces sabrás que algo está por venir. Se coloca hasta el fin de las fiestas de la Virgen de la Vega y de la feria taurina.

Actualmente, quizá por aquello de prevenir, la Mariseca es colocada por el cuerpo de bomberos de la ciudad salmantina.

El la silueta se puede ver escrito el número 9 que son los días de fiesta en honor a la patrona, la Virgen de la Vega.

El Mariquelo. 31 de octubre: Lo más espectacular es ver al Mariquelo ataviado con el traje charro subir por fuera de la cúpula de la torre y llegar a la bola situada en el punto más alto, una vez situado allí toma su gaita y el tamboril, típicos instrumentos salmantinos, y comienza a tocar. Típico de este día es comer “huesos de santo”

Festival Internacional de las Artes de Castilla y León. Del 1 al 15 de junio

Semana Santa de Salamanca: Declarada de interés turístico en 2003

San Juan de Sahún 12 de Junio: Fiestas del patrón de la ciudad.

Pueblo de La Alberca

Los primeros vestigios de la historia de La Alberca hay que buscarlos en la prehistoria, cuya huella permanece en las pinturas rupestres de la época del neolítico en numerosos canchales y riscos de los valles que rodean a La Alberca: Lera y Las Batuecas.

En la Edad Media, entre los siglos XII y XIII se produjo la repoblación por decisión del rey Alfonso IX. Del flujo de gente que llegó a esta tierra, parte destacada fue la de origen francés a través de D. Raimundo de Borgoña, noble francés casado con doña Urraca, una de las hijas de Alfonso VI. Este origen justificaría la numerosa presencia de topónimos franceses en la Sierra de Francia.

Al final de la Edad Media destaca un hecho de importancia capital para la zona: el hallazgo de la imagen de la Virgen de la Peña de Francia (1434), que convirtió el santuario construido posteriormente en un lugar de peregrinación, al que se unieron los peregrinos del Camino de Santiago que seguían el llamado Camino del Sur por la Calzada de la Plata.

En el siglo XVII la Peña de Francia, con su Virgen Negra, es ya citada por Cervantes en El Quijote; el valle de Las Batuecas es para Lope de Vega el escenario en el que se refugian dos enamorados que huyen de la Corte. Desde entonces La Alberca, con la Peña de Francia y Las Batuecas, han sido un escenario convertido en mito, en leyenda.

Esencia mítica que se mantiene en la actualidad en su arquitectura y su paisaje, en sus gentes y costumbres.

Arquitectura

Si recorres sosegadamente las calles y plazas de La Alberca, te irás encontrando, viajero, con atractivos rincones y perspectivas, en los que resalta una arquitectura popular levantada a base de piedras y geométricos entramados de madera.

Destacan los dinteles cincelados con fechas de fundación de las casas, con inscripciones, signos y anagramas religiosos, que quieren ser profesión visible de fe.

Cada una de las plantas superiores va sobresaliendo sobre la inferior, hasta llegar casi a tocarse los aleros de los tejados de las casas que se hallan frente a frente, lo que hace que en las calles se produzca un curioso juego de luces y sombras.

Se ha dicho que la estructura urbana de La Alberca es la de una judería, por lo intrincado, laberíntico y secreto de sus calles. Pero tampoco han faltado quienes, al recorrer el pueblo, lo han aso-ciado con los arrabales de Damasco.

La Alberca es así la unión, a lo largo de los siglos, de las culturas cristiana, islámica y judaica.

Y no debes, visitante, dejar de ver la Plaza, y de detenerte en ella. Con sus fachadas recorridas por dos series de balcones, con la luz de la cal, con sus soportales e hileras de columnas graníticas y con el crucero presidiéndola. Es, sin duda, el eje central de La Alberca.

Tradiciones

iguen vivas muchas costumbres tradicionales en La Alberca, aunque no se descubran a primera vista, ni en un viaje rápido, están arraigadas en lo más profundo del sentir de su gente, perpetuadas a lo largo de los siglos, es herencia de nuestros antepasados; Desde el mismo momento que sus pies pisan las piedras de La Alberca. al viajero de ojos curiosos se le muestran en toda su esencia, transportándolo a través del tiempo a lugares y épocas de leyenda, en otros sitios olvidados. Todo se puede resumir en una sola palabra “Medieval”.

Sus tradiciones son:

- Moza ánimas

- San Antón

- La Loa

- El Cristo

- Patahenos

- Magosto

Artesanía

Diversos productos y objetos, producidos artesanalmente, pueden encontrarse en La Alberca. Los días festivos son el momento adecuado para admirar los preciosos trajes típicos de hombres y mujeres y los raros bordados serranos con que engalanan las calles.

Acompañando la vestimenta tradicional, la orfebrería de la zona ha creado interesantes joyas y otras alhajas de oro, plata y coral, que se usan como amuletos desde hace generaciones, para la fertilidad, el cuidado de los hijos, contra el mal de ojo…..

Por otro lado destaca el bordado serrano, con imágenes de ramos florales o de animales mitológicos, peces y aves, junto con otros motivos religiosos, que los diferencian de los realizados en otras comarcas. Estas figuras de los bordados tradicionales también se utilizan para decorar platos pintados.

Entre los trajes tradicionales femeninos no se puede dejar de admirar el traje de vistas, cuyo aspecto mas llamativo es el conjunto de collares y brazaleras que cubren todo el frente de la mujer, desde el cuello hasta casi las rodillas. Este conjunto de alhajas, está compuesto principalmente por coral y plata, con la que se entremezclan relicarios, medallas caladas y crucifijos.

Son las brazaleras un conjunto de cadenas de plata que cuelgan de ambos hombros y en cuyos extremos aparecen amuletos y relicarios, además de medallas y crucifijos: la Santa Faz, cruces de Caravaca, Santiago Matamoros con el águila bicéfala, la trucha articulada, el corazón de novia, el creciente lunar o media luna, la pezuña de la gran bestia, la higa de coral o de azabache, la castaña india, cajitas de plata con los evangelios, campanillas, sonajeros, manojos de coral, etc.

Por otro lado, el traje masculino es sobrio y severo. Se compone de sombrero, chaleco, chaqueta, camisón, faja, calzón, bombacho y la bota alta. En la cabeza, bajo el sombrero o sin él, suele ponerse un pañuelo de seda.

Gastronomía

En el terreno Gastronómico, La Alberca cuenta con sobrados productos naturales que junto con los del campo charro hacen de la comida tradicional y popular, una de las más ricas, sabrosas y variadas de la península.

Las carnes uno de sus platos fuertes , con numerosas especies ganaderas, vacuno, caprino, ovino y porcino.”Cabrito cuchifrito” y asado tipicamente serrano que hacen las delicias de quien lo degusta. Dentro de las carnes tiene un lugar destacado, los embutidos, jamón de cerdo Ibérico, chorizo, salchichón, lomo, cabeza de lomo, curados al humo y aire serrano.

Así mismo son muy apreciados los hornazos, empanada a base de embutidos. El limón serrano hecho con limón, naranja, huevo duro y chorizo.

Sus vinos, cosechas de la comarca y los dulces de extraordinaria calidad realizados con productos naturales, turrones, obleas, perrunillas, miel y polen.

Fiestas

En La Alberca, los ritos se hacen celebración y tradición y los albercanos se visten con trajes hermosísimos, heredados de sus antepasados.

La fiesta albercana por excelencia es la de la Virgen de la Asunción, celebrada el día 15 de agosto como fiesta patronal del pueblo (Diagosto). A lo largo de tres días que siempre tienen su prolongación, se celebran ritos y ceremonias repetidos año tras año:

La mañana del día 15 tiene lugar, en la Plaza, el rito del Ofertorio a la Virgen: autoridades, mayordomas (vestidas algunas con el bellísimo traje de vistas), mayordomos y también los vecinos ofrecen, ceremoniosamente, lo que tienen y lo que son; luego un grupo de mozas, con trajes tradicionales, y con el tamborilero al frente, realiza las danzas, el paloteo y tece (tuerce) y destece las cintas del ramo.

La mañana del 16, en el Solano Bajero, frente al atrio de la iglesia, sobre un tablado, se representa la Loa, una antiquísima representación mariana, emparentada con el teatro semilitúrgico. Tras la misma, la comedia. Pero otros muchos son los encantos de las fiestas patronales albercanas (los toros entre ellos), declaradas ya desde hace bastantes años de Interés Turístico Nacional.

En primavera, las procesiones del Viernes Santo tienen una magia especial de recogimiento, con el paso del Nazareno con la soga al cuello, de la que tira Juita, una popular y grotesca escultura barroca. El Lunes de Pascua, se celebra en las eras el día del Pendón, que arrebataron las albercanas del siglo XV a las tropas portuguesas del prior de Ocrato. El lunes siguiente (el de la octava de Pascua) es el día la Romería: en la Plaza, el Ayuntamiento convida al pueblo y a todos los visitantes a obleas y vino, servido éste por los escancianos (mozos recién casados), que lo llevan en galletas (ánforas de cobre) y lo ofrecen en barquillos (vasos de plató). En éstas fiestas pascuales, se merienda el hornazo (pan amasado con aceite, adornado en su superficie, y relleno con huevo y chorizo).

El lunes de Pentecostés (ahora trasladado al sábado anterior), se celebra la romería de Maralviejas o Majadas Viejas, en una ermita situada en un bosque de robles cercano al pueblo, en la que se venera una imagen románica de la Virgen; una procesión matinal, tras la misa y el ofertorio, en plena naturaleza, una Loa por la tarde, representada entre las peñas de granito en que apareció la imagen, y una capea, son los ritos más significativos de esta fiesta.

Y llegamos a la del Corpus Christi, una de las más hermosas celebraciones albercanas; se pulen las ventanas y balcones por donde va a pasar la procesión con colchas y paños bordados (bordados tradicionales, multicolores, con figuras vegetales y animales: pájaros, leones, peces…, de claro sabor oriental) y se ponen altares por las calles; como remate, tras la procesión, se celebra un Ofertorio en el Solano Bajero, en el que pueden contemplarse los trajes tradicionales.

El invierno tampoco carece de fiestas populares en La Alberca, con sus ritos sencillos y ancestrales; así, las de San Antón, San Sebastián, las Candelas, San Blas o Santa Águeda, además de los Carnavales, con su tauromaquia grotesca en la que participan los pata-henos y el mozo-toro.

Sierra de Francia

Se encuentra el viajero en uno de los lugares más renombrados y de mayor tradición turística de toda Salamanca.

Un medio natural montañoso, nutrido de valles cubiertos de bosques y recorridos por numerosas corrientes fluviales, favorece la elevada calidad medioambiental de la comarca que le ha valido su protección como Espacio Natural de Las Batuecas-Sierra de Francia.

Los pueblos presentan una valiosa arquitectura popular, sirviendo de singular escenario a fiestas, costumbres y tradiciones ancestrales de gran riqueza y plasticidad.

La mesa se nutre de exquisitos guisos y asados y la artesanía se diversifica para completar un conjunto armónico que indudablemente sorprenderá al visitante.

Peña de Francia

La cumbre de la Peña de Francia, con su monasterio dedicado a la Virgen de esta advocación, te servirá de excelente mirador natural desde donde contemplar toda la comarca, otras vecinas y parte de las tierras cacereñas.

Desde allí reconocerás numerosas localidades que merecen una pausada visita. Los conjuntos históricos de Mogarraz, San Martín del Castañar, Sequeros, Miranda del Castañar o La Alberca pueden servir de comienzo a la andadura que podrá continuar descendiendo hasta el arqueológico Valle de Las Batuecas o hasta el del río Alagón. Si remontas este último accederás hasta las sierras más septentrionales cercanas a Linares de Riofrío y a la villa medieval de Monleón.

Senderismo

Si eres amigo del paseo encontrarás sobradas oportunidades para ello que te llevarán, por entre umbríos bosques, hasta antiguas minas de oro, como las de El Cabaco, a recorrer senderos señalizados (GR-10, Ruta del Alagón) o a disfrutar de las innumerables trochas y veredas que unían las distintas localidades que salpican este espacio privilegiado.

Puede realizar rutas. Más información en www.dipsanet.es/turismo.

La Maya

26 enero, 2011 12:49
Escrito por admin

Categorías

  • 1 PROVINCIAS
  • 2 LOCALIDADES
  • Capdepera
    • Audiolis Formacion
    • Abasthosur
    • Revista digital Antequera
    • Publicidad y Comunicación
    • Regalos de merchandising
    • Bar Restaurante A la Fuerza
    • Jardines El Cortijuelo
    • fanintech ingenieria
    • Fotos de Antequera
    • Herboristeria Online
    • Guardería Minene Antequera