Archivados de ‘Las Palas’

Finca Liarte, Las Palas

18 febrero, 2011 18:03
Escrito por usuario

El Trillo es una casa rural perteneciente a Finca Liarte. En ella nos encontramos varias casas: la tinaja, el trillo, liarte y la artesa.

Finca Liarte está formada por más de 20.000 m2 de terreno completamente vallado.

Dentro de la finca están ubicadas todas las instalaciones de uso común para el disfrute de los huéspedes. Todas son de acceso gratuito (el SPA sólo una sesión por grupo).

La casa El Trillo era un apero en el cual se enganchaban a las mulas y se pasaba por encima del cereal para separar el grano de la paja. A día de hoy se conserva el antiguo trillo que se usaba en las labores de la finca.

La decoración está elegida hasta el más mínimo detalle combinandolo por la zona en la que se encuentra.

Esta casa tiene disponibilidad para 6 personas. Está completamente equipada. Dispone de 3 dormitorios, 2 cuartos de baño, cocina, salón/comedor, piscina, jardín privado, patio, terraza privada, acceso para minusválidos, barbacoa, chimenea, calefacción eléctrica tanto en los dormitorios como en los cuartos de baño y permite mascotas.

Además en la finca están situadas todas las zonas de uso común para que se puedan disfrutar como son:

- Piscina climatizada

- Spa

- Jacuzzi

- Bicicletas de montaña

- Pérgola de juegos

- Campo de fútbol

- Pista de baloncesto

- La casa de Margarita (establo con animales)

- Zona infantil de juegos

- Horno moruno

Los dueños de la finca también les proponen realizar otro tipo de actividades como:

- Rutas a pie.- Recorren los lugares más bonitos del entorno de Finca Liarte. Realiza desde pequeños paseos por los alrededores de la finca, hasta rutas más largas que te llevan a descubrir rincones sorprendentes.

- Rutas en coche.- A través de caminos que recorren los parajes con mayor encanto de la comarca: playas y calas solitarias, fortalezas escondidas entre las montañas, viejos molinos y aljibes entre campos de almendros y lugares de naturaleza exuberante.

- Rutas en bicicleta.- Por caminos poco transitados que aprovechan antiguas veredas de paso de ganado y vías de tren abandonadas que han sido recuperadas como vías verdes.

Para mayor información y reservas aqui

Es un magnífico lugar para pasar unos días de descanso y estar en contacto con la naturaleza.

Como llegar

Desde Murcia: Hay que coger la autovía A-30 Murcia – Cartagena en dirección a Cartagena. A mitad de camino hay que desviarse por la salida de Fuente Álamo. Se continua recto cruzando los pueblos de Balsapintada y Fuente Álamo hasta llegar a Las Palas.

Desde Cartagena: Una alternativa es por la autopista AP-7 que tiene salida en Las Palas. La otra opción es coger la N-332 en dirección a Mazarrón, se pasa por los pueblos de Molinos Marfagones, Cuesta Blanca, Los Puertos y Tallante. Al llegar a Tallante se coge una carretera a la derecha que va directa a Las Palas.

Desde Lorca: Hay que coger la autovía A-7 en dirección a Totana. Aquí coger la autovía Totana – Mazarrón hasta la salida de La Pinilla, se atraviesa este pueblo y se sigue recto hasta llegar a Las Palas.

Para ir de Las Palas a Finca Liarte: Una vez estamos en la Calle Mayor de Las Palas hay que situarse al final de la calle y coger la carretera que se dirige al El Mingrano. Se pasa junto al colegio y junto al cementerio. Hay que continuar la carretera durante 3 km. hasta que se llega al grupo de casas que forma la aldea de El Mingrano, aquí la carretera gira a la derecha en dirección a la Atalaya. A 1.5 kilómetros, donde la carretera gira de nuevo a la derecha, se encuentra la entrada a Finca Liarte.

Durante su estancia en la casa a parte de visitar la finca y realizar actividades en ella, puede visitar Mazarrón, la Manga del Mar Menor y  Murcia que son ciudades interesantes por visitar.

Mazarrón

Mazarrón está situado al sur de la comunidad murciana, limitando con los municipios de Cartagena y Fuente Álamo al este, con los de Alhama de Murcia y de Totana al norte, con el de Lorca al oeste y el Mar Mediterráneo al sur. Posee una superficie de 318,7 km ² y cuenta con una población que en la actualidad sobrepasa los treinta mil habitantes.

Su situación geográfica dentro del arco mediterráneo, y concretamente en el llamado Golfo de Mazarrón, le han dotado de una serie de características que han ido conformando su talante, fruto de la diversidad de pueblos y culturas que se han asentado en su territorio.

Los testimonios más antiguos de ocupación humana en el término municipal datan del Paleolítico Medio, hallados en las cercanías del dique del faro. El Paleolítico Superior deja su impronta en las Cuevas de Morote y las Palomas. En la cueva de Los Tollos, El Palomarico y Hernández Ros, encontramos restos del Solutrense. El Magdaleniense Superior y un incipiente Epipaleolítico se encuentra en la Cueva del Algarrobo. En el Eneolítico, el yacimiento más importante es el Cabezo del Plomo, en las estribaciones de la Sierra de las Moreras, la cultura del Argar tiene poblados representativos en Ifre, Cerrito Jardín, Las Toscas de María y Las Víboras. Muy importantes son los restos arqueológicos procedentes de colonizaciones fenicias encontrados en la playa de la Isla y en Los Gavilanes, el primer hallazgo es crucial en la arqueología submarina, pues de él se ha extraído parte de un barco fenicio y se proyecta la extracción de otro que tienen una antigüedad de más de 2600 años. Dichos restos sitúan a Mazarrón como punto de enlace del comercio fenicio en el Mediterráneo entre Ebusus (Ibiza) y Gañir (Cádiz), a donde vendrían probablemente atraídos por las explotaciones de plata y plomo existentes en esta zona.

La cercanía de Carthago Nova y la riqueza minera de la comarca de Mazarrón atraería la colonización romana, que se producirá de forma rápida en la época tardo-republicana, apareciendo restos arqueológicos de esta época en la Loma de Sánchez y en el Coto Fortuna. Sin embargo, la verdadera colonización romana se producirá entre los siglos II y I a. de C., encontrándose numerosos restos de ella sobre todo en los entornos mineros de los cabezos de San Cristóbal y Perules (situados próximos al actual casco), Coto Fortuna y Pedreras Viejas. Como consecuencia de la actividad minera se producirá el nacimiento de la industria metalúrgica reflejada en el hallazgo de hornos y escoriales de fundición, entre los que destaca el de la Loma de las Herrerías. Si la minería fue el motor que impulsó la colonización romana durante los siglos II y I a. de C. y hasta los primeros años del siglo I. d. de C., la zona de la costa aumentará su importancia gracias a las factorías de elaboración de “garum”, una especie de salazón de pescado que se exportará por todo el imperio romano, y cuyos restos más importantes encontramos en El Mojón, La Azohía, El Castellar y Puerto de Mazarrón. No tenemos noticias de las épocas de ocupación visigoda y bizantina, aunque suponemos que la explotación minera en mayor o menos medida, continuaría, sin embargo, el estado general de perturbación en la península nos hace suponer que no es una época brillante para la minería de Mazarrón. En época musulmana debieron explotarse algunas minas en el Cabezo de San Cristóbal, pero la belicosidad de este período nos hacen vislumbrar que la economía del municipio sufriría una paralización.

Conquistado el Reino de Murcia en 1243, Mazarrón, integrado en Lorca y ocupando una zona de frontera se enfrenta a una etapa de correrías de moriscos y de incursiones de los musulmanes del reino nazarí. A partir de la toma de Granada en 1492 comienza la reactivación industrial en todo el Reino de Murcia. A mitad del siglo XV se descubre el “alumbre”, un sulfato de alúmina y potasio que se utilizaba para fijar los colores en la industria textil, la elaboración del vidrio y medicinas, entre otras aplicaciones. El alumbre, abundante en toda esta zona dio el primer nombre a un grupo de casas pertenecientes al municipio de Lorca y al que se denominará “Casas de los Alumbres de Almazarrón”.

En el año 1462 Enrique IV concederá la explotación a Juan Pacheco, Marqués de Villena, quien a su vez cedió la mitad de sus derechos a Pedro Fajardo, Adelantado Mayor del Reino de Murcia y titular del marquesado de los Vélez. Estos organizaron la explotación del alumbre personalmente o mediante contratos de arrendamiento. En el año 1572, gracias al auge de esta minería del alumbre que trajo consigo el asentamiento de una población fija en torno al Cabezo de San Cristóbal, es concedido por Felipe II, el título de villa, constituyéndose así en municipio independiente de Lorca.

Hacia finales del XVI, comienza la decadencia en la explotación del alumbre motivada por la competencia de los alumbres italianos, la excesiva fiscalidad y los conflictos con Flandes e Inglaterra, que dieron lugar a que se prohibiese la exportación a estos países que eran el principal mercado del alumbre mazarronero. Esta época de auge económico deja su impronta en la fisonomía de Mazarrón a través de edificios como la iglesia de San Andrés, construida bajo el patronazgo del Marqués de Villena; la iglesia de San Antonio cuya construcción se debe al Marqués de los Vélez al igual que el castillo anejo a la misma, y la iglesia de la Purísima, producto de diferentes etapas, siendo la más importante la correspondiente al siglo XVIII, tras la cesión de la misma a los Franciscanos de San Pedro de Alcántara, que fundarán junto a ella un hospicio y convento.

Una vez decayó la explotación de las minas de alumbre, la almagra, la sustituyó durante los siglos XVII y XVIII, que era comprado por la Real Hacienda para los arsenales, así como para el famoso tabaco colorado de Sevilla. También se elaboraba esparto para cables y maromas de buques. Mazarrón recuperará de nuevo su esplendor hacia finales del siglo XIX, cuando comenzará la explotación de criaderos de hierro y de galena argentífera. Gran importancia tuvo el descubrimiento del filón Prodigio en la mina Santa Ana, que constituyó la principal riqueza de Mazarrón. Una de las consecuencias del auge minero fue el desmesurado auge demográfico que experimentó Mazarrón, procedente en mayor medida de las vecinas explotación de Almería. En ferrocarril sirvió de apoyo logístico a esta industria, inaugurándose en 1886 el que hacía el trayecto de Mazarrón al Puerto, funcionaba también un ferrocarril que transportaba el mineral desde Morata hasta Parazuelos, donde era embarcado para su transformación.

A finales del XIX, se instalará la moderna fundición Santa Elisa, propiedad de la Compañía de Águilas, que contará con los principales adelantos en este tipo de industrias. Complementaban la minería, la explotación de las salinas en el Puerto, la pesca y la agricultura de secano. A mitad del siglo XX, la explotación minera desapareció prácticamente, iniciándose una nueva reactivación económica en los años 70 de ese siglo, gracias a las explotaciones agrícolas de carácter intensivo, sobre todo de tomate de invierno, y al turismo.

Que visitar….

Mazarrón le ofrece un millón de posibilidades para que su estancia, sea lo más placentera posible. Aquí les ofrecemos lo mejor para ser visitado.

- Factoría Romana de Salazones.

Museo que conserva parte de las estructuras de un gran complejo industrial de época romana, destinado a la fabricación de salazones y salsas de pescado y que ya ha sido declarado Bien de Interés Cultural.

- Balsa del Alamillo.

Se trata de una balsa romana de distribución de agua que estuvo en uso a partir del s. I, y de la que se conocen sus correspondientes acueductos de entrada y salida. La balsa es de forma rectangular y tiene unas dimensiones de 15,30 m x 12,30 m de lado y 1,35 m de profundidad, con lo soportaría un importante volumen de agua (superior a unos 250.000 litros). Los muros están construidos con piedra y cal dos de ellos contra el terreno, y los dos restantes reforzados por contrafuertes. Interiormente la balsa esta enlucida con mortero de cal y cerámica triturada (mortero opus Signum) de color rojo.

En las uniones interiores de la estructura se mantienen los restos de las medias cañas de refuerzo para dar estanqueidad al contendedor, técnica habitual en compartimentos romanos para líquidos, que podemos apreciar también en las piletas o tanques romanaos para salazón. Junto a uno de sus muros se ven los restos del sistema de desagüe y el basamento de una escalera de acceso para limpieza. El conducto de entrada del agua se localizaba en el ángulo noroeste; y el de salida, en el ángulo sureste de esta balsa que abastecería de agua a las villas de la zona de El Alamillo y posiblemente a la villa del Rihuete.

El agua procedía de un manantial, hoy seco, que estaba situado a pocos kilómetros de la balsa, en la vecina zona de Balsicas. Algunos tramos del acueducto que conducía el agua hasta ella se conservan todavía localizados. Era una obra de construcción de técnica similar a la de la balsa. El canal media 0,20 metros de luz y su recorrido se iba adaptando a las irregularidades del terreno de las ultimas estribaciones de la Sierra del algarrobo.

- Barco Fenicio.

Hundidas frente a la playa de la Isla se han localizado las dos embarcaciones fenicias más antiguas halladas en el mediterráneo. Del barco denominado “Mazarrón 1”, solo se localizaron la quilla y algunas cuadernas y tracas. El segundo de los barcos fenicios el “Mazarrón 2” , esta casi completo y conservado in situ frente a la playa de La Isla. De unas dimensiones de 8, 10 metros de eslora y 2, 25 de manga contaba con la totalidad del cargamento constituido por lingotes de mineral de plomo. También se localizó el ancla, del tipo denominado de “caña, cepo y uña”, siendo el ejemplar más antiguo conocido hasta la fecha en el Mediterráneo.

Las embarcaciones fenicias de la playa de la Isla, del S. VII A.c., aportan una valiosa información sobre técnica de construcción naval fenicia, de los cargamentos y del comercio fenicio.

El descubrimiento del primero de los barcos tuvo lugar en 1988, y las excavaciones arqueológicas de ambos redesarrollaron entre los años 1993 y 2000, siendo realizadas por el Centro Nacional de Investigaciones Arqueológicas Subacuaticas (CNIAS).

El barco “Mazarrón 2” no se encuentra visible actualmente al estar cubierto, bajo el mar, por una estructura metálica como medida de protección.

- Ateneo Casino.

Bello edificio de estilo eclíptico de gran interés arquitectónico y ambiental se desconoce tanto el arquitecto como la fecha de construcción aunque debió construirse en las últimas décadas del S. XIX.

Existen dudas de si su construcción fue planeada como vivienda o con fines recreativos (casino) De su interior destaca una peculiar escalera de caracol, atribuida a la escuela de Eiffel, de hierro fundido, de muy pronunciada pendiente, tan hábilmente resuelta como incomoda para su uso diario, y que es la única comunicación entre las plantas del edificio.

– Acueducto Romano.

Obra de ingeniaría hidráulica, posiblemente del s. XVIII-XIX, hecha en mampostería de mortero de cal y piedra, con aplicaciones de ladrillo en los remates interiores de las arcadas. El acueducto aportaba el agua del nacimiento del alamillo hasta las antiguas fincas situadas en el entorno de la rambla de los Lorentes, permitiendo el riego de todo el antiguo campo del Alamillo. La obra estuvo en uso hasta hace unas décadas, cuando el agua del nacimiento se agotó, abandonándose lógicamente los cultivos en las huertas de la zona.

Esta estructura se encuentra en conexión y es parte de la misma obra de otros tramos localizados en la zona.

- Coto Minero.

Durante los ss. XIX y XX se produjo un resurgimiento minero-industrial en Mazarrón debido a la vuelta a la explotación de las antiguas minas romanas de los Cotos de san Cristóbal y los Perules, el Coto de las Pedreras Viejas y el Coto Fortuna junto a otras instalaciones menores.

Esta reactivación de las labores mineras hizo necesaria la creación de una gran fundición que se ubico junto al Puerto de Mazarrón para procesar el mineral extraído. La etapa de esplendor de la minería mazarronera en época modernaarranca en 1880, con trabajos de empresas como la francesa “Compañía de águilas” que realizó grandes inversiones en Mazarrón contando con respaldos económicos de importantes firmas europeas como, por ejemplo, la casa Rosthschild. Las minas ya estaban en funcionamiento en época romana, tiempo en el que se aprovecharon las características geologiotas de Mazarrón, su fácil acceso por mar y su proximidad a Carthago Nova, como centro de distribución de las materias primas manufacturadas.

El Coto Fortuna conserva importantes obras deingeniería romana como la galería del desagüe además de pozos de extracción de mineral y lavaderos. La compañía romana que lo explotaba se denominaba Societas Montis Argentaris IIvcro, con cuya marca han aparecido lingotes cónsul inscripción incluso en el Tiber,cerca de la mismísima Roma.

Dentro del coto minero de San Cristóbal y los Perules se encuentra la llamada Corta Romana . Se trata de una mina a cielo abierto que ocupaba en origen un gran frente de laboreo, de aproximadamente más de 300 metros de longitud y una altura media de 25 metros,del que es visible todavía un impresionante y grandioso frente principal.

En sus paredes se conservan las marcas de la percusión de los útiles de extracción de mineral (picos, martillos y cuñas) y en la parte elevada dispone de orificios o arranque de galerías de sondeo.

- Torres Vigías.

- Santuario de la Purísima.

A los pies del cerro del Castillo de los Vélez, y dentro del núcleo poblacional que se extendería a los pies del mismo, se encuentra la Iglesia de San Antonio de Padua., muy cercana al templo de San Andrés (S. XVI).

La Iglesia de San Antonio, finalizada en la segunda mitad del s. XVI, fue mandada construir por el Marques de los Vélez, para facilitar los ritos religiosos de los trabajadores de la Villa que dependían de él.

El templo es una construcción muy sencilla, sometida a diferentes reformas y variaciones en el tiempo, sobre todo en las SS. XIX y XX, en los que se realizaron añadidos como la creación de un campanario, una sacristía y reparaciones en la cúpula de crucero. Durante la Guerra Civil se destruyó el retablo barroco y algunos altares, que fueron sustituidos por piezas realizadas a imagen de las anteriores.

En su interior destaca la decoración de las pechinas de la cúpula de crucero, con pinturas de santos.

En la fachada principal destaca en una hornacina San Antonio de Padua y el escudo de la casa de los Vélez..

- Iglesia de San Andrés.

La Iglesia de San Andrés fue construida por el Marques de Villena. Del templo original se conserva la nave principal en la que destaca su bello artesonado de tipo mudéjar.

El resto del edificio ha sido sometido a diferentes reformas, que le han conferido la arquitectura que en la actualidad presenta. Ornamentalmente se mantienen en el interior restos de decoración pictórica parietal. Posee dos puertas, la lateral corresponde a la entrada original del templo que, en palabras de González Simancas que la visitó a principios del siglo XX, que ostenta los escudos de armas de los Guzmán, Cisneros, Enríquez y otros, inscritos en circulares coronas de flores y fruta en relieve, similares a los de la capilla del Junteron de la Catedral de Murcia.

La Iglesia de san Andrés esta declarada Bien de Interés Cultural.

Rutas Culturales

- Ruta por Mazarró. Visitamos los enclaves más importantes en la historia de Mazarrón. Haremos un recorrido desde la época medieval hasta la época de esplendor de finales del S. XIX y S XX. Para ello visitaremos los siguientes enclaves: Casas Consistoriales, Iglesia de san Antonio de Padua, Iglesia de san Andrés, Castillo de los Vélez, Iglesia Convento de la Purísima y Miliario Romano.

- La herencia romana del salazón. En Puerto de Mazarrón puedes visitar los restos de una verdadera Factoría Romana de Salazones y conocer la receta de la famosa salsa de pescado “Garum”. En la época tardorromana Mazarrón albergó uno de los principales complejos industriales de la época de fabricación de salazones y de pescado.

Rutas de Senderismo

- Sierra de Las Herrerías, Malcamino-Minas de Santa Rosa. Senda que aunque presente algunos tramos ascendentes su mayor dificultad reside en la longitud del trayecto propuesto. Cuando se inicia el tramo por la Atalaya, opcionalmente puede realizarse el acercamiento al monte público en vehículo. La conexión ente los recorridos de las Minas de Santa Rosa y de Malcamino presenta alguna dificultad por la invasión del camino por la vegetación.

- Sierra de Almenara. El Talayón. Senda prácticamente llana con pequeños y cortos tramos de ascenso. La única dificultad del recorrido se encuentra en el ascenso al pico del Talayón. Adecuada para ser realizada tanto a pie como en bicicleta, aunque en este segundo tramo se precisa de una cierta experiencia y preparación física. Se recomienda no obstante precaución ya que este mismo itinerario es utilizado como camino rural.

Gastronomía

- Arroz y bogavante.

- Fideos con bonito.

- Cazuela empaná.

- Migas a la mazarronera.

- Mero a la mazarronera.

Fiestas

- San José el 19 de Marzo

- Virgen del Carmen el 16 de Julio

- Asunción de la Virgen el 15 de Agosto

- Fiestas del Milagro el 17 de Noviembre

- Santa Bárbara el 4 de Diciembre

- La Purísima el 8 de Diciembre

La Manga del Mar Menor.

La Manga se formó por acumulación de arenas transportadas por las corrientes marinas. Los sedimentos afloraron a la superficie al chocar con formaciones volcánicas y originaron lo que hoy conocemos como Mar Menor. Aunque La Manga adquirió su actual morfología en el siglo XVII, los primeros asentamientos humanos nos remiten al Neolítico.

Hace unos 5.000 años, se levantó un poblado en Las Amoladeras, a la entrada de La Manga. El asentamiento estaba formado por un grupo de cabañas circulares, construidas con ramas y barro. El poblado no contaba con ningún tipo de fortificación y sus habitantes vivían de la pesca y la recolección de marisco. El entorno estaba formado por grandes extensiones de bosques que llegaban hasta la orilla del mar. La riqueza de la Sierra Minera y las condiciones excepcionales del Mar Menor atrajeron nuevos pobladores. Iberos, cartagineses y romanos explotaron las minas de plata y desarrollaron industrias pesqueras muy apreciadas en la Antigüedad. En tiempos pre-históricos La Manga fue utilizada como factoría pesquera, como lo demuestran los restos de piletas hallados en El Estacio. En los fondos submarinos de La Manga se han encontrado numerosos restos de barcos fenicios, griegos y romanos, que transportaban lingotes de plata, plomo y ánforas con todo tipo de mercancías. La llegada de los árabes supuso la creación de las Encañizadas, método de pesca que aún se utiliza. Por medio de estacas y cañizo, se realizaba la pesca del mújol y de otras especies típicas del Mar Menor. Tras la expulsión de los moriscos, La Manga recibió el asedio de barcos magrebíes que asolaron la costa. Para defenderse de los ataques, el emperador Carlos y su hijo Felipe II mandaron construir tres torres de ahumada en La Manga y una más en Cabo de Palos. Las grandes extensiones de bosques con árboles como pinos, encinas, robles y tejos fueron diezmados progresivamente desde la Edad Media. En el siglo XVIII se acentuó la explotación de leña y matorral en La Manga, aumentando la deforestación por la acción del viento.

En 1.862 se construyen los faros del Estacio e Islas Hormigas y tres años más tarde el Faro de Cabo Palos. La existencia de numerosos bajos submarinos provocó durante siglos grandes catátrofes marítimas en la zona. El naufragio del Sirio, en 1.906, que costó la vida a más de trescientas personas, es uno de los más recordados. A mediados del siglo XVIII, coincidiendo con el proceso desamortizador, el apellido Maestre se vincula con La Manga. En pública subasta, la familia adquiere la zona norte. A principios de 1960, Tomás Maestre compra a Francisco Celdrán el resto, e inicia un plan de urbanización apoyado por el Ministerio de Educación y Turismo. En plena etapa desarrollista, La Manga fue impulsada por la Ley de Centros de Interés Turístico de 1963. Un año más tarde, se construye el primer edificio en la entrada de La Manga, la Torre Negra. Poco después se inauguran los dos primeros hoteles, Entremares y Galúa. Desde entonces La Manga ha crecido hasta convertirse en uno de los lugares turísticos más importantes de Europa.

Que ver…

En la Manga del Mar Menor puede disfrutar de sus magníficas playas. Les proponemos algunas de las más bonitas e interesantes para visitar.

- Playa Chica

- Puerto Bello

- Las Sirenas

- Los Alemanes

- Cala del Pino

Rutas Turísticas

- La vuelta al Mar Menor

- Buceo en las Islas Hormigas

- A caballo por el Mar Menor

- Las Salinas

- Rutas de los invernaderos

- Ascenso a la cabeza de la fuente

- La Sierra Minera

- De Calblanque a Cala Reona.

Turismo Natural

- Coto de Las Salinas

- Parque Natural Calblanque

- R. Marina de las Islas Hormigas

- Playa La Hita

Gastronomía

Los reyes de la gastronomía son los pescados. Todos son excelentes o de asombrosa variedad.

Como hay que destacar, lo hacemos con la dorada y el mújol, preparados a la sal y a la espalda.

Los platos mas destacados son:

- Caldero

- Michirones

- Arroz y conejo

- Conejo con patatas al ajo cabañil

- Arrope

- Tocino de Cielo

Fiestas populares

- Día del Caldero

- La Incursiones Berberiscas

- Carthagineses y Romanos

Un bonito lugar para visitar y disfrutar del sol y la playa.

Murcia

Murcia cuenta con importantes e históricos legados: musulmán, del renacimiento, del Barroco y del arte contemporáneo. El edificio más representativo de Murcia es la Catedral de Santa María. Pertenece a la Diócesis de Cartagena y se encuentra en pleno casco antiguo de la ciudad, en la plaza del Cardenal Belluga. Fue construida entre 1394 y 1465 donde estaba emplazada una mezquita mayor y en ella se pueden contemplar los estilos gótico, renacentista y barroco.

Las zonas peatonales se extienden por todo el casco antiguo, entre las calles Platería y Trapería. La Trapería va desde la Catedral hasta la plaza de Santo Domingo, centro habitual de encuentro entre la juventud. A poca distancia de esta plaza, se halla el Teatro Romea. En la Trapería se encuentra el Casino de Murcia, construido en 1847, con un suntuoso interior, que incluye un patio árabe inspirado en los salones reales de La Alhambra y en los Reales Alcázares de Sevilla. De las numerosas plazas de la ciudad, hay dos con un encanto especial: la de las Flores, en la que se encuentra la pastelería más antigua de la ciudad, y la de Santa Catalina.

La huerta, murciana domina gran parte del municipio. Se trata de territorios llanos pero con colinas que rodean el amplio valle del Segura, destacando las sierras de la mencionada Cordillera Sur y el abrupto cerro de Monteagudo en mitad de la llanura.

A destacar igualmente, los palacios del Almudí (antigua almazara) y de San Esteban y sus jardines, como el Jardín de Floridablanca (primer jardín público de España) y el Jardín de La Seda. El Monasterio de los Jerónimos y el Santuario de la Fuensanta,, patrona de la ciudad son otros edificios de importante singularidad. Junto al santuario, el mirador nos permite contemplar una panorámica que abarca toda la ciudad, pues el santuario se sitúa en El Valle, un Parque Natural a menos de 5 kilómetros del casco urbano con una elevación máxima de 523 metros.

Que visitar…

Un largo paseo por la ciudad de Murcia nos presenta una monumentalidad presidida por uno de los espacios más representativos y populares de Murcia: el paseo del Malecón. El Casino, la Catedral, los Jerónimos o el palacio Episcopal son algunos de los espacios que podemos encontrar en el casco urbano que representan fielmente el devenir de los siglos de una ciudad programada para el paseo sosegado. El Palacio de Almudi de clara influencia barroca y el Castillo de Monteagudo que constituye una de las fortificaciones más impresionantes y en mejor estado de conservación de la región murciana completan una aproximación a los lugares más relevantes de la ciudad que detallamos a continuación:

- Casino

La parte antigua del Casino fue proyectada y dirigida por Francisco Bolarín (1852), al que llamaban en Murcia “el joven” para diferenciarlo de su padre, también arquitecto .La fachada: es obra del arquitecto Pedro Cerdán Martínez. De estilo ecléctico, contiene elementos decorativos clásicos y modernistas.

- Catedral

El edificio se construyó sobre el terreno que ocupaba una antigua mezquita árabe. En el año 1385 se iniciaría la cimentación, en 1.388 se pondría la primera piedra y en 1.394 se comenzó la obra nueva, consagrándola en octubre de 1.467. El transcurso de los siglos hizo que en ella se conjugasen diferentes estilos: Gótico, Renacimiento y Barroco, que junto con sus rasgos propios que han hecho de ella una obra ecléctica.

- Palacio Episcopal

De elementos arquitectónicos muy singulares, es otra de las obras cumbres del siglo XVIII en Murcia. El cuerpo principal o palacio propiamente dicho; construido con claras influencias del último manierismo italiano, por lo que se le relaciona con los palacios romanos. Del interior son de gran interés: la escalera imperial, que responde a los esquemas más peculiares del barroco romano; el patio, organizado en tres arcadas en orden dórico y un cuerpo superior más compacto; y la pequeña capilla del Obispo, de planta circular.

- Paseo del Malecón

Es el paseo murciano por excelencia y uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad. El Malecón es un muro de contención contra las avenidas de las aguas. Tuvo su origen en el siglo XV y, a pesar de haber sido objeto de numerosas reparaciones, al llegar el siglo XVIII se hallaba muy deteriorado a causa de las lluvias, los vientos, el paso de las caballerías y el continuo tráfico de la ciudad, acometiéndose su reedificación en el año 1.736 por el Corregidor de la ciudad D. Francisco de Luján y Arce.

- La Virgen de la Fuensanta y Parque Natural de el Valle

Muy cerca de Murcia está el Santuario de la Fuensanta, residencia habitual de la Virgen patrona de la ciudad, desde el que la visita dos veces al año en romería (Cuaresma y Fiestas de Septiembre El Santuario, tal y como hoy lo conocemos, se remonta a finales del siglo XVII, habiendo sufrido desde entonces diversas restauraciones.

- Los Jerónimos

A escasos kilómetros del centro urbano, en plena huerta, se encuentra el Monasterio de los Jerónimos, un edificio conventual que perteneció a la Orden del mismo nombre, titulares también del famoso recinto religioso madrileño.

Declarado Monumento Histórico Nacional, se le ha denominado “el Escorial Murciano”, tratándose de una obra de grandes proporciones. Con planta de cruz latina, tiene fachada en ladrillo visto, puerta con arco de medio punto y dos esbeltas torres coronadas con cúpulas de teja vitrificada en el característico color azul del barroco murciano, al igual que la cúpula poligonal del crucero, de considerables dimensiones.

- Castillo de Monteagudo

El castillo de Monteagudo se localiza en lo alto de un cerro de roca calcárea, desde el cual se domina todo el valle septentrional de la huerta. En sus laderas se asienta la población de Monteagudo, a unos 5 Kms. de la ciudad de Murcia y a 10 de Orihuela. Constituye una de las fortificaciones más impresionantes y en mejor estado de conservación de la región murciana. En los últimos años la Comunidad Autónoma viene realizando labores de excavación, restauración y acondicionamiento de los accesos con el fin de facilitar su puesta en valor como equipamiento sociocultural y turístico.

Gastronomía

La cocina mediterránea tiene uno de sus más fieles exponentes en la Región de Murcia. Cereales, aceite, verduras y hortalizas de excelente calidad que combinadas con exquisitos pescados, mariscos y salazones conforman un amplio recetario basado en productos saludables y de alto valor alimenticio.

Pero si hay algo que distingue la gastronomía murciana es su espléndida huerta. Las habas frescas fritas con cebolla; las habas secas cocinadas en los michirones; los ajetes tiernos preparados como revueltos, sofritos con acelgas o en tortilla; el cardo en salsa de almendras; el zarangollo; las habas tiernas acompañando a los salazones o al embutido; las alcachofas con piñones; los pimientos asados en ensalada; la coliflor, la judía verde, la alcachofa o el pimiento son materias primas fundamentales para la elaboración de los ricos arroces que en esta región alcanzan niveles de arte culinario. Con denominación de origen de Calasparra de gran prestigio internacional y que puede prepararse de muchas formas: Arroz con verduras, arroz con conejo y caracoles, arroz con magra y costillejas o el caldero de gustoso sabor marinero.

De cuchara, la olla gitana, o los guisos de trigo. En cuanto a la carne destacar el cabrito, o cordero lechal, las chuletas de cordero al ajo cabañil, –mezcla de ajo picado, vinagre y una hoja de laurel-, una auténtico manjar.

De caza, el conejo, la liebre, la perdiz y la codorniz. El pastel de carne, el pastel de cierva, y el caldo con pelotas –un guiso de pavo con albóndigas, que se suele consumir en fechas navideñas- representan platos autóctonos y tradicionales no carentes de creatividad.

Del mar el mújol, al horno y cuyas huevas muy apreciadas por los lugareños; la dorada o la lubina y los langostinos del Mar Menor, de pequeño tamaño y de sabor inolvidable. Mención aparte para el Caldero, típico plato de pescadores donde el auténtico protagonista es el arroz, el pescado y el pimiento de ñora.

De postre: melocotones en vino, naranjas a la canela, fresas del Rincón de Seca, peras, albaricoques y todo tipo de fruta mediterránea.

De repostería: el tocino de cielo, las yemas de Caravaca, el mazapán del Moratalla, el cabello de angel, los bizcochos borrachos y la tortada murciana, confeccionada a base de merengue. Y por ultimo los paparajotes, postre de origen árabe que se realiza con hojas de limonero envueltas en una fina masa dulce rebozada en azúcar y canela.

Buenos tintos de las tres denominaciones de origen murcianas: Jumilla, Yecla y Bullas.. Aparte de estas DD.OO. existen otros muchos vinos de la tierra de excelente calidad, de las Comarcas de Campo de Cartagena, Ricote y Abanilla.

Fiestas y Tradiciones

De especial relevancia es la Semana Santa protagonizada por las barrocas esculturas de Salzillo. En cuanto a los festivales destacar el Festival Internacional de Jazz de Murcia que celebra su trigésima edición en 2010 con un importante éxito y difusión internacional, así como el Festival Internacional de Folklore en el Mediterráneo, Declarado de Interés Turístico Regional.



Las Palas

26 enero, 2011 11:47
Escrito por admin

Categorías

  • 1 PROVINCIAS
  • 2 LOCALIDADES
  • Capdepera
    • Audiolis Formacion
    • Abasthosur
    • Revista digital Antequera
    • Publicidad y Comunicación
    • Regalos de merchandising
    • Caza y Ocio. Armería Online
    • Bar Restaurante A la Fuerza
    • Jardines El Cortijuelo
    • fanintech ingenieria
    • Fotos de Antequera
    • Grupo Almeida Viajes
    • Herboristeria Online
    • Guardería Minene Antequera